¿los pelos de las abejas son importantes para ti?

Podrá parecer una broma o una pregunta un poco excéntrica, pero ¿has pensado en alguna ocasión que los pelos de las abejas son muy importante para todos nosotros?.

 

La abeja melífera (Apis mellifera) tiene el cuerpo totalmente recubierto de pelos o vellosidades, que si bien no se aprecian a simple vista, le otorgan cuando los vemos de cerca, un aspecto un tanto amenazante... ; estos pelos tienen múltiples funciones táctiles, pero por lo que son importantes es por ser el instrumento con el que las abejas consiguen recolectar el polen de las plantas que visitan, llevándolo de una flor a otra, y posibilitando de este modo la reproducción de las plantas. Se estima que aproximadamente 1/3 de todos nuestros alimentos dependen directa o indirectamente de la acción polinizadora de las abejas. 

 

Concretamente, la abeja presenta todo su cuerpo cubierto por una densa capa de pelos. La mayoría de los pelos son como plumas, ya que el tubo o raquis de cada pelo tiene muchas ramas cortas. Estos pelos del cuerpo de la abeja además de desarrollar funciones sensoriales, sirven para atrapar el polen de las flores a modo de "cepillo", y sobre todo potenciado por el hecho de que estos pelos, con el roce con el aire durante el vuelo de la abeja, se cargan de electricidad estática, lo que produce que los granos de polen -literalmente- salten al cuerpo de las abejas cuando aterrizan en las flores.

 

I7JSjz2dfBKk-98vKly7PiNk3gDQ_Giw4PeKEUEF

¿Por qué son tan importantes las abejas?

 

Las abejas son de gran valor como agentes de polinización cruzada y muchas plantas son totalmente dependientes de determinados tipos de abejas para su reproducción. Polinizan el 80% de todos los cultivos agrícolas. Sin la polinización por las abejas no podríamos comer en la medida que lo hacemos manzanas, nueces, duraznos, fresas, cerezas, aguacates, los pepinos, las calabazas y muchas otras frutas y hortalizas.

 

En los últimos años, la población de abejas ha disminuido de forma importante (30-50 por ciento) en la mayor parte del mundo. Los científicos aún están preguntándose por qué la mortalidad de abejas está aumentando tanto, son varias las teorías del llamado Síndrome de la desaparición de las abejas, siendo las más frecuentemente apoyadas el parásito Varroa y los insecticidas de última generación,  utilizados para el control de plagas agrícolas que parecen estar afectando seriamente a las abejas. 

 

La Polinización

 

Las abejas colectan néctar y polen de las plantas para alimentarse. El nombre polen es derivado de la palabra pollinis que significa polvo en Latín. Los granos de polen se encuentran en las anteras de las flores (estructuras masculinas de la flor). Para su reproducción sexual, el polen de una planta tiene que llegar al estigma de la flor de otro individuo de la misma especie. El estigma forma parte de la estructura femenina de la flor. Cuando el polen de un individuo se une con el estigma de otra flor, en el ovario de esta flor se desarrolla el fruto con semillas, de los cuales al germinar originan otras plantas.

 

RFcwMDa5aq28s37zCAMwxL35V5RX-K5e6lm-q8QF

 

Para reproducirse, las plantas han desarrollados varias estrategias para que el polen llegue a la estigma de otro individuo de la misma especie. Una estrategia es producir polen ligero en grandes cantidades que es transportado por el viento y así unos granos caen en los estigmas de otros individuos. Otra estrategia es atraer animales como insectos, pájaros o murciélagos a la flor que llevan el polen en su cuerpo hasta los estigmas de otras flores; siendo así el transporte de polen más eficiente porque se pierde menos granos en comparación al transporte por el viento. La relación entre las abejas y las plantas es uno aprovechamiento mutuo: Por medio del polen, la planta produce proteína y grasa, y por medio de unas glándulas producen néctar que contiene azúcar. De ésto se alimentan las abejas. Las abejas por su parte tienen en su cuerpo vellosidades en los que llevan los granos de polen y así efectúan la polinización cruzada.

 

 

nEW8Sr-v3XxnHvZmXJFGhJN9aWaz2PN8eAGEDFg9

 

Este importante papel es fruto de millones de años de evolución conjunta entre las plantas con flor y los insectos, de tal manera que ambos grupos se han ido adaptando el uno al otro de forma tan estrecha que hoy no podrían sobrevivir por separado.

 

Lamentablemente, el delicado equilibrio y colaboración entre insectos, plantas y humanos, está en serio peligro: la introducción de especies exóticas que compiten con las abejas, el excesivo uso de pesticidas en los cultivos, la pérdida de espacios naturales, y otros fenómenos, amenazan seriamente la estrecha adaptación conseguida tras millones de años de evolución conjunta.

 

 

FUENTES:

 

HTTP://IMAGES.wellcome.ac.uk/

 

http://www.bio.uu.nl/promabos/arbolesmeliferos/3abeja_planta.htm

 

http://apolo.entomologica.es/index.php?d=materiales

 

http://www.thehoneygatherers.com/html/photolibrary8.html

 

 

Y puedes dejarnos tu opinión. ¡Gracias!